Xylófono

jueves, 11 de agosto de 2016

Mañana

Los excesos y los extremos siempre son malos, eso nos dicen desde chicos ¿no?, pero nunca llegaste a creer que un exceso de futuro fuese tan nocivo.

Estar presente en el presente suele ser bastante complicado para una gran mayoría. Hay quienes -cobardemente- deciden optar por el escape mediante demasías, cualquier cosa que te transporte a un ideal y te aleje de tu respectivo ahora.
Cuando tu escape es el mañana es ahí donde queres estar, sos quien queres ser y pasas demasiado tiempo concentrándote en perfeccionar ese futuro que tanto te llena.

El problema de preocuparse tanto por lo que viene, es querer una certeza imposible, y pretender esa certidumbre implica que comiences  a querer controlar las acciones ajenas para que tus proyecciones se cumplan exactamente como las ideaste. Y es en ese mismo momento en el que se derrumba todo.

Construiste un futuro sobre las ruinas del presente y te adelantaste tanto que no podes volver para arreglarlo.

Share This

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Designed By Blogger Templates